10 problemas con la postura de la Sustitución Penal de Expiación

cross

Greg Boyd.

Si se le preguntara a la mayoría de los cristianos occidentales contemporáneos qué fue lo que Jesús vino a hacer y cómo lo hizo, dirían automáticamente algo así como: “Jesús tomó el castigo de Dios que yo merecía”. Esto es lo que suele llamarse la postura de la “Sustitución penal” de expiación, porque enfatiza que Jesús fue castigado por Dios en nuestro lugar, su sacrificio apaciguó la ira del Padre hacia nosotros y así nos permite ser salvos.

Esta postura ha sido la visión dominante en el cristianismo occidental desde el período de la Reforma y ​​captura una verdad bíblica profundamente importante. Jesús ciertamente murió como nuestro sustituto y la cruz ciertamente expresa el juicio de Dios sobre el pecado. Pero tengo varias preguntas inquietantes sobre la idea que Dios tuvo que desahogar su ira sobre Jesús para perdonarnos, aquí hay algunas de ellas:

  1. ¿Realmente necesita Dios apaciguar su ira con un sacrificio de sangre para perdonarnos? Si es así, ¿significa esto que la ley de “ojo por ojo y diente por diente” es la descripción final del carácter de Dios? Y si esto es cierto, ¿qué vamos a hacer con las enseñanzas de Jesús donde esta ley es superada por la ley del amor? No solo esto, sino ¿qué vamos a hacer con todos los casos en la Biblia donde Dios perdona a las personas sin exigir un sacrificio? (por ejemplo, el hijo pródigo).
  1. Si la santidad de Dios requiere que se haga un sacrificio antes de que él pueda tener comunión con los pecadores, ¿cómo logró Jesús juntarse con los pecadores sin un sacrificio, ya que es tan divino y tan santo como Dios el Padre?
  1. Si la muerte de Jesús permite que Dios Padre nos acepte, ¿no sería más preciso decir que Jesús reconcilia a Dios con nosotros que decir que Jesús nos reconcilia con Dios? Sin embargo, el Nuevo Testamento reclama lo último y nunca lo primero (por ejemplo, 2 Cor. 5: 18-20 ). De hecho, si Dios ama a los pecadores y no puede aceptar a los pecadores sin un sacrificio, ¿no sería más exacto decir que Dios reconcilia a Dios consigo mismo que decir que nos reconcilia con Dios? Pero esta es claramente una forma de hablar extraña y no bíblica.
  1. ¿Cómo debemos entender que un miembro de la Trinidad (el Padre) es iracundo con otro miembro de la Trinidad (el Hijo), cuando son, junto con el Espíritu Santo, un mismo Dios? ¿Puede Dios estar verdaderamente enojado con Dios? ¿Puede Dios realmente castigar a Dios?
  1. Si Dios el padre necesita que alguien “pague el precio” por el pecado, ¿perdona realmente el Padre a alguien? Piénsalo, por ejemplo, si me debes cien dólares y te retengo a menos que alguien me pague la cantidad debida, ¿realmente perdoné tu deuda? Parece que no, especialmente porque el concepto mismo de perdón es liberar una deuda, no cobrarla de otra persona.
  1. ¿Son el pecado y la culpa el tipo de cosas que pueden transferirse literalmente de una parte a otra? En relación con esto, ¿cómo vamos a concebir que el Padre esté enojado con Jesús y lo castigue justamente cuando, por supuesto, sabía que Jesús nunca hizo nada malo?
  1. Si el justo castigo por el pecado es el infierno eterno (como la mayoría de los cristianos han creído tradicionalmente), ¿cómo es que varias horas de sufrimiento de Jesús y su breve tiempo en la tumba lo pagan?
  1. Si lo principal que Jesús vino a hacer fue apaciguar la ira del Padre al ser asesinado por él por nuestro pecado, ¿no se pudo haber logrado con tanta facilidad cuando (por ejemplo) Jesús era un niño de un año como cuando era un hombre de treinta y tres años? ¿Fueron la vida de Jesús, las enseñanzas, el ministerio de sanación y liberación simplemente un preludio de la única cosa realmente importante que hizo, es decir, morir? No me parece que los Evangelios se dividan y prioricen los diversos aspectos de la vida de Jesús de esta manera. (Sostengo que todo lo que Jesús hizo fue sobre una cosa: vencer el mal con amor. Por lo tanto, cada aspecto de Jesús se centró en la expiación, es decir, reconciliarnos con Dios y liberarnos de la opresión del diablo).
  1. Para plantear una pregunta más controvertida, si es verdad que la ira de Dios debe ser apaciguada sacrificando a su propio Hijo, entonces ¿no tenemos que concluir que los paganos que a lo largo de la historia sacrificaron a sus hijos para aplacar la ira de los dioses tenían la intuición correcta, incluso si lo expresaron de la manera equivocada?
  1. ¿Cuál es la conexión intrínseca entre lo que Jesús hizo en la cruz y cómo vivimos realmente? La postura de la Sustitución Penal hace que parezca que el verdadero problema que necesita resolución es un asunto legal en los reinos celestiales entre la santa ira de Dios y nuestro pecado. La muerte de Cristo cambia la forma en que Dios nos ve, pero esta teoría no dice nada acerca de cómo la muerte de Cristo nos cambia a nosotros. Esto es particularmente preocupante para mí porque cada estudio realizado sobre el tema ha demostrado que para la mayoría de los estadounidenses que creen en Jesús, su creencia tiene poco o ningún impacto en su vida. Me pregunto si el predominio de esta visión de transacción legal de la expiación podría ser en parte responsable de esta trágica situación.

Para mí, todos estos son problemas serios con la visión de la Sustitución Penal de expiación. No niego que Jesús murió como nuestro sustituto, ni siquiera que fue la voluntad de Dios “quebrantarlo y herirlo” (Isaías 53:10 ). Pero no necesitamos imaginar que el Padre descargó su ira contra el pecado en Jesús para dar sentido a estos hechos. Uno puede (y creo que debería) más bien ver esto como el Padre que ofrece a su Hijo a los principados y poderes para que sea herido y quebrantado en nuestro lugar, porque esta insuperable expresión de amor sacrificado es lo que se necesitaba para destruir al diablo y sus obras, y así liberar a los humanos, reconciliándolos con el Padre.

 

Crédito de la foto: Marcia Erickson
Fuente original:
https://reknew.org/2015/12/10-problems-with-the-penal-substitution-view-of-the-atonement/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s