Cristianos Radicales y la Palabra de Dios (parte 3 de 3): Aplicación

Dusty-Bible

Bruxy Cavey.

Creemos en la fidedigna, infalible e inerrante Palabra de Dios… y su nombre es Jesús.

Todas las Escrituras, tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, nos señalan a Cristo Jesús para que lo sigamos.

~ Menno Simons (Siglo XVI)

Bienvenidos de regreso a nuestro post final en esta serie. Si no te atraparon las dos primeras publicaciones, no leas más, en su lugar, ve aquí y comienza por el principio. En caso contrario comencemos de lleno.

Jesús dijo: “A quién se le ha dado mucho, se le exigirá mucho” (Lucas 12:48), y cuando se trata de la Biblia, nuestra generación de la Iglesia después de Gutenberg, ampliamente educada y una generación “online”; se nos ha dado mucho, bastante, y estamos obligados a hacer mucho con lo que se nos ha dado.

En esta publicación final de nuestra serie “Cristianos Radicales y la Palabra de Dios”, estamos moviendo nuestro enfoque más allá de la autoridad y la inerrancia hacia la aplicación.

Los Reformadores Radicales del siglo XVI estaban pirados con las Escrituras; las estudiaron, memorizaron grandes porciones y le pidieron al Espíritu Santo que les ayudara a usar la Biblia para seguir a Jesús. La aplicación lo era todo, no eran un club de la Biblia o una sociedad académica; eran seguidores de Jesús, ciudadanos en su Reino y embajadores en nombre del Reino de Cristo en los reinos de este mundo.

Este énfasis en la aplicación fue sin duda ayudado por el hecho de que los Radicales no eran académicos en su mayoría. Eran menos teólogos sistemáticos y más seguidores de Jesús paso a paso. Un énfasis en la aplicación práctica es lo que sucede cuando estás haciendo tu teología y estás huyendo.

Durante los primeros años de la Reforma Radical la mayoría de los líderes de pensamiento del movimiento fueron encarcelados y/o ejecutados por otros cristianos. Esto dio lugar a que los líderes restantes dentro del anabaptismo por lo general no tuvieran educación en comparación con sus hermanos y hermanas protestantes y católicos. Esta eliminación de su liderazgo educado simplemente reforzó a los anabaptistas la idea de que, con la ayuda del Espíritu Santo, los cristianos regulares deberían poder beneficiarse de la lectura de las Escrituras siempre que: a) mantuvieran a Jesús en el centro y b) leyeran la Biblia con un énfasis en la aplicación más que en la construcción y defensa de sistemas teológicos complejos. Así que los Reformadores Radicales leían la Biblia como una serie de círculos concéntricos, comenzando por vivir el Sermón del Monte como objetivo, luego enfocando hacia afuera para aprender y obedecer el resto de las enseñanzas de Jesús en los evangelios, y después avanzar hacia el resto del Nuevo Testamento y hacia atrás en el Antiguo Testamento.

 

EL ESPÍRITU SANTO

Mientras leían las Escrituras, los Reformadores Radicales creían en el ministerio activo, continuo y poderoso del Espíritu Santo. Jesús ES el Señor (no ERA el Señor) y su actual, continuo y viviente Señorío está siendo activado por el Espíritu de Dios llenando su Iglesia, el cuerpo de Cristo. Muchos anabaptistas eran carismáticos, proto-pentecostales, abiertos a todos los dones del Espíritu en acción en sus vidas, pero no vieron que el Espíritu Santo los alejara de lo que Jesús ya había enseñado y modelado en las Escrituras. Más bien, los anabaptistas creían que la marca de seguidores de Cristo llenos del Espíritu Santo es cuando alguien que se siente cada vez más atraído a Jesús y se parece más a él. ¿Y cómo podemos saber cómo es Jesús realmente? Aquí vamos al círculo completo de la Biblia, pero con un enfoque renovado e implacable centrado en Cristo.

Los anabaptistas enseñaron que, si no usamos la Biblia para ayudarnos a seguir a Jesús, nos estamos moviendo contra el viento del Espíritu Santo, quien nos está constantemente llevando con su soplo hacia Cristo.

Todo esto lo digo ahora que estoy con ustedes.  Pero el Abogado Defensor, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, les enseñará todas las cosas y les hará recordar todo lo que les he dicho. La paz les dejo; mi paz les doy.

~ Jesús (Juan 14:25-27)

Pero, cuando venga el Espíritu de verdad, él los guiará a toda la verdad… Él me glorificará porque tomará de lo mío y se lo dará a conocer a ustedes.

~ Jesús (Juan 16:13-14)

Entonces, sabiendo que el mismo Espíritu de Dios nos está moviendo en dirección hacia Jesús, enumeremos esto como la primera de las tres sugerencias sobre cómo aprovechar al máximo la Biblia.

 

# 1. COMIENZA CON JESÚS

Las siluetas son interesantes, pero cuando amas a alguien, ¿por qué mejor no mirar a la cara en vez de mirar su sombra? Hablando sobre las enseñanzas del Antiguo Testamento, el apóstol Pablo escribió:

Todo esto es una sombra de las cosas que están por venir; la realidad se halla en Cristo.

~ El apóstol Pablo (Colosenses 2:17)

El apóstol Juan escribió que Jesús era una visión tan clara de Dios, que era como si todo lo que le precediera no pudiera calificar para ver realmente la realidad de quién es Dios.

Pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.

~ El apóstol Juan (Juan 1:17-18)

Moisés nos dio la ley, pero Jesús nos mostró la verdad. Los Cristianos Radicales comienzan con Jesús.

El anabaptismo hace de Jesús el lente a través del cual se lee toda la Escritura, concentrando la atención en el patrón de la vida de Jesús como el ejemplo auténtico de la voluntad de Dios para la sociedad humana… Una segunda perspectiva distintiva, que alejó a los anabaptistas de otros protestantes, fue su insistencia en que, debido a que el Nuevo Testamento (NT) es el registro de la revelación de Dios en Jesús, el Cristo, tiene autoridad sobre lo que lo precedió. Esto no fue simplemente un cambio legalista del texto del Antiguo al texto del Nuevo, más bien, la nueva autoridad es Jesús, el Mesías, y no Moisés, el dador de la ley. El mandato de los cristianos es seguir a Jesús, y debido a que las escrituras del NT son el testimonio confiable de él, son de suma importancia. Los anabaptistas valoraron el Antiguo como un documento preparatorio, el testimonio histórico y el registro del pacto de Dios con Israel, preparando el camino para que Cristo y un nuevo pacto se escriban en los corazones del pueblo de Dios, en las palabras de Jeremías 31. El NT es la culminación, cumplimiento y la clave interpretativa de lo Antiguo.

~ C. Norman Craus, “¿Anabaptista o menonita? Interpretando la Biblia (en The Conrad Grebel Review)

Cuando queremos saber lo que dicen las Escrituras acerca de cierto asunto, primero vamos a las palabras, el ejemplo y el espíritu de Jesús. Podemos ir a otras Escrituras para obtener más antecedentes y comprensión, pero nuestra guía principal proviene de Jesús.

~ Palmer Becker, Anabaptist Essentials

Jesús es el autor y consumador, el pionero y el perfeccionador, el comienzo y el fin, el principio y el final, el alfa y el omega de nuestra fe (véase Hebreos 12:2; Apocalipsis 22:13). Jesús es todo lo que está bajo consideración. La mayoría de los cristianos están de acuerdo con este sentimiento intuitivamente, incluso si no lo dicen claramente. Seamos realistas, cuando los cristianos quieren introducir nuevas personas a nuestra fe entregamos el Evangelio de Juan, no el libro de Levítico. De alguna manera, intuimos que “Dios amó tanto al mundo…” (Juan 3:16) tiene más peso que “no comas mariscos” (Levítico 11:12).

Es Cristo mismo, no la Biblia, quien es la verdadera Palabra de Dios. La Biblia, leída con el espíritu correcto y con la guía de buenos maestros, nos llevará a él… Pero no debemos usar la Biblia (nuestros antepasados ​​lo hacían a menudo) como una especie de Enciclopedia de la cual se pueden tomar textos (aislados de su contexto y leídos sin prestar atención a toda la naturaleza y el significado de los libros en los que aparecen) que puedan ser utilizados como armas.

~ C.S. Lewis, (Carta a la Sra. Johnson, noviembre de 1952) [Para más información sobre C.S. Lewis y la Biblia, ve esta conferencia informativa].

Necesitamos tener oídos para escuchar esto. Cuando no comenzamos con Jesús, la Iglesia cristiana puede ir terriblemente mal. Estaremos tentados a establecer el Reino de Cristo como se describe en el Nuevo Testamento usando las tácticas del Reino de Israel descritas en el Antiguo Testamento. Esto puede llevar al fenómeno horroroso de un celo por Jesús (un ideal del Nuevo Pacto) junto con una apertura para matar a otros que no honran a Dios de la manera en que pensamos que deberían (una concesión del Antiguo Pacto).

Este problema no es teórico: tenemos evidencia real de lo que C.S. Lewis describe que sucedió en la historia de la Iglesia. Un grupo disidente anabaptista se apoderó de la ciudad alemana de Münster en 1534, ignorando la Confesión de Schleitheim de la Reforma Radical de 1527 en la que los anabaptistas acordaron que la no-violencia absoluta era el camino de Jesús. Este grupo de culto carismático intentó establecer una teocracia al estilo del Antiguo Testamento en toda la ciudad por la fuerza basada en lo que ellos pensaban que era una revelación reciente del Espíritu Santo. Falló miserablemente y los que intentaron vivir por la espada murieron por la espada.

Por respeto a la Biblia en su conjunto, los primeros Reformadores Protestantes se inclinaron por una lectura “plana” de las Escrituras, dándole a cada parte de la Biblia el mismo peso para discernir la voluntad de Dios. Esto resultó en que los protestantes combinaron el Antiguo Pacto con el Nuevo Pacto como su plan para construir naciones “cristianas”.

Lee las siguientes citas lentamente:

Quienquiera que ahora sostenga que es injusto dar muerte a herejes y blasfemos, incurrirá a sabiendas y voluntariamente en su propia culpa. Esto no se establece en la autoridad humana; es Dios quien habla y prescribe una regla perpetua por su Iglesia. No es en vano que haga desaparecer todas aquellas afecciones humanas que ablandan nuestros corazones; que ordene que cesen el amor paterno y todos los sentimientos benévolos entre hermanos, relaciones y amigo; en una palabra, que casi prive a los hombres de su naturaleza para que nada pueda obstaculizar su santo celo ¿Por qué se exige una severidad tan implacable sino para que sepamos que Dios está siendo defraudado de su honor, a menos que la piedad que se le debe se prefiera a todos los deberes humanos, y que cuando se afirma su gloria, la humanidad debe ser casi eliminada de nuestros recuerdos?

~ John Calvin, citado en “La defensa de Calvino sobre la pena de muerte para los herejes” en Philip Schaff, Historia de la Iglesia cristiana: Volumen VII: El cristianismo moderno, la reforma suiza (Nueva York: Hijos de Charles Scribner, 1907), 791.

Comentando esta cita de Calvino, Philip Schaff afirma:

La súplica de Calvino por el derecho y el deber del magistrado cristiano de castigar la herejía con la muerte se sostiene o cae con su teoría teocrática y la autoridad vinculante del código Mosaico. Sus argumentos provienen principalmente de las leyes judías contra la idolatría y la blasfemia, y de los ejemplos de los reyes piadosos de Israel.

Sobre este tema, Calvino estaba siguiendo la Biblia; sin embargo, no permitía que la Biblia lo llevara a Jesús y entonces siguiera a Jesús. La diferencia es, literalmente, una cuestión de vida o muerte.

Nos ha capacitado para ser ministros de un nuevo pacto, no el de la letra, sino el del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

~ El apóstol Pablo (2 Corintios 3: 6)

Martín Lutero promovió la violencia contra los católicos, judíos y musulmanes. Escribió lo siguiente sobre los anabaptistas y otros grupos heréticos:

Los artículos de doctrina sediciosos debían ser castigados con la espada, no necesitaban más pruebas. Por lo demás, los anabaptistas tienen preceptos relacionados con el bautismo de infantes, el pecado original y la inspiración, que no tienen conexión con la Palabra de Dios y que, de hecho, se oponen a ella… sectarios obstinados deben ser condenados a muerte. Ellos enseñan que un cristiano no debe usar la espada, que no debe servir como magistrado, no debe jurar ni poseer propiedades, puede abandonar a una esposa incrédula. Estos artículos son sediciones y sus poseedores pueden ser castigados con la espada. No hay que prestar atención a su declaración de ‘no le hicimos daño a nadie’, porque si persuadieran a todo el mundo no habría gobierno. Enseñan que un cristiano no debe usar una espada, no debe servir como magistrado, no debe jurar ni poseer propiedades, puede abandonar a una esposa incrédula. Estos artículos son sediciones y los poseedores de ellos pueden ser castigados con la espada. No debemos prestar atención a su declaración de “no hicimos daño a nadie”, porque si persuadían a todos, no habría gobierno.

~ Martín Lutero (panfleto de 1536)

En última instancia, mientras APRENDEMOS tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, los discípulos de Jesús son llamados a VIVIR en el camino del Nuevo Pacto inaugurado por Cristo. De hecho:

Al llamar “nuevo” a este pacto, ha hecho que el primero quede obsoleto; y lo que está obsoleto y desactualizado pronto desaparecerá.

(Hebreos 8:13)

Deja que este versículo produzca el “impacto y asombro” al que estaba destinado. ¡¿Una parte de la Biblia llama a otra parte “obsoleta”?! ¡¿Una nueva forma de vivir en relación con Dios (la idea de “pacto”) llamando a la antigua forma de vivir en relación con Dios “anticuada”?! ¿Significa esto que debemos leer solamente el Nuevo Testamento? O mejor, ¿sólo los evangelios? ¿O sólo las letras rojas? No, leemos toda la Biblia, pero la leemos de manera diferente. El Antiguo Testamento como libro de reglas éticas, como ley para la vida, es “obsoleto”. No nos mantenemos kosher, ni quemamos brujas, ni lapidamos adúlteros, la mayoría de nosotros no evitamos usar ropa tejida con dos tipos de material, o creemos que tenemos el mandato de adorar a Dios los sábados (¡una de las diez leyes más importantes!). Sin embargo, como guía de Dios para señalarnos a Jesús, el Antiguo Testamento perdura como una Escritura preciosa para los cristianos. Usado de esta manera, TODA la Escritura será “útil para enseñar, reprender, corregir y entrenar en la justicia”, la justicia del camino pacífico de Jesús, que es de no-violencia y de amor por el enemigo.

De hecho, si eres un gentil (no judío), el Antiguo Pacto nunca te fue dado en primer lugar, la ley de Moisés nunca fue tu ley. Estamos injertados en la historia de Israel a través de Jesús. Jesús es nuestro patrocinador en la familia de Dios. Sin Jesús, la Biblia no es nuestro libro sagrado. Sin Jesús, todavía estamos mirando hacia afuera. Pero a causa de Jesús, la historia de Israel se convierte en nuestra historia, y las lecciones que aprendieron y registraron también se convierten en nuestra Escritura. Así que la Palabra de Dios impresa nos lleva a la Palabra de Dios en Persona y, a su vez, nos invita a volver a las Escrituras para ver cosas nuevas que nunca habríamos notado sin su guía.

Por lo tanto, todo maestro de la ley que se ha convertido en discípulo en el reino de los cielos es como el dueño de una casa que saca de su almacén nuevos tesoros y también viejos.

~ Jesús (Mateo 13:52)

 

#2. ESCUCHEN AL ESPÍRITU SANTO JUNTOS

El Espíritu Santo comenzó la comunicación de Dios con nosotros a través de las Escrituras inspirándola, y ahora, en este extremo del proceso de comunicación, el mismo Espíritu está en cada uno de nosotros iluminando lo que estamos leyendo. Esto es cierto cuando leemos las Escrituras por nosotros mismos, y especialmente cuando las leemos juntos.

A veces las personas que tienen consciencia de la salud dicen cosas como: “Mi cuerpo es un templo”. Como cristianos esto es muy cierto, incluso para las personas con mi tipo de cuerpo.

¿No saben que sus cuerpos son templos del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios?

~ El apóstol Pablo (1 Corintios 6:19)

Pero incluso más que esta verdad, la Biblia enfatiza que juntos formamos un templo unificado para que el Espíritu de Dios pueda habitar en su interior.

¿No saben que ustedes mismos son el templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en medio de ustedes? Si alguien destruye el templo de Dios, Dios destruirá a esa persona; porque el templo de Dios es sagrado, y ustedes juntos son ese templo.

~ El apóstol Pablo (1 Corintios 3:16-17)

Somos (plural) el templo de Dios (singular). Y Dios juzgará a cualquiera que intente destrozar su templo, cada ladrillo en la casa de Dios es precioso. Y Dios mora dentro y entre nosotros, mientras nos reunimos alrededor de las Escrituras para animarnos unos a otros a vivir su verdad. Así como cada cristiano individual es un miembro precioso del cuerpo de Cristo (1 Corintios 12), también somos como ladrillos vivientes que constituyen la santa casa de Dios.

Ustedes también, como piedras vivas, con las cuales se está edificando una casa espiritual.

~ El apóstol Pedro (1 Pedro 2:5)

Hablando en términos prácticos, la presencia de Dios en nosotros juntos significa que debería estar abierto a lo que Dios quiere decirme a través tuyo y viceversa. Sí, nuestros más educados eruditos y pastores deben liderar la discusión, pero todos debemos estar abiertos al modus operandi del Espíritu Santo: usar a aquellos de nosotros que carecemos de educación y estatus para hablar la verdad de Dios de una manera que nos mantenga a todos humildes.

Hermanos y hermanas, piensen en lo que eran cuando fueron llamados. No muchos de ustedes eran sabios según los estándares humanos; no muchos fueron influyentes; no muchos eran de noble nacimiento. Pero Dios escogió las cosas necias del mundo para avergonzar a los sabios; Dios escogió las cosas débiles del mundo para avergonzar a los fuertes. Dios eligió las cosas humildes de este mundo y las despreciadas, y las que no lo son, para anular las cosas que son, para que nadie se gloríe ante él. Es gracias a él que estás en Cristo Jesús, que ha sido para nosotros sabiduría de Dios, es decir, nuestra justicia, santidad y redención. Por lo tanto, como está escrito: “Que el que se jacta se gloríe en el Señor”.

~ El apóstol Pablo (1 Corintios 1:26-31)

Jesús es nuestra sabiduría de Dios, y esa sabiduría se revela a través de personas que carecen de una posición de influencia o fortaleza. Todos creceremos a medida que hagamos espacio en nuestras vidas para escuchar y aprender de nuestros hermanos y hermanas más débiles. ¿Tu práctica espiritual incluye este tipo de escucha de lo que Dios podría estar diciéndote a través de otros inesperados?

En la sociedad occidental podemos tender hacia el individualismo, y eso se ha deslizado en la subcultura de nuestra iglesia. Hacer devocionales privados se ha convertido en un sello de la práctica espiritual para muchos cristianos evangélicos. Sin disminuir la lectura personal de la Biblia, aliento a todos a organizarnos en torno a la convicción de que estudiar la Biblia juntos amplifica la voz del Espíritu Santo en nuestras vidas.

Estudiar la Biblia en privado a costa de aprender juntos como la Iglesia nunca fue una tentación de los primeros cristianos. Durante los primeros cuatro siglos de la Iglesia (no hasta el Concilio de Cartago en 397) libros que se incluirían y excluirían de la Biblia aún no se habían decidido en su totalidad y finalmente se eligieron, o “canonizaron”. Después de eso, solo los que tenían dinero para comprar una copia manuscrita costosa (lo que llevaría a un escriba cerca de un año, por lo que costaría al menos el salario de un año) podrían permitirse tener una Biblia. Y solo las personas que fueron educadas y alfabetizadas podían leer la Biblia en su original hebreo y griego, y finalmente una traducción latina. Así que sí, si fueras un académico privilegiado, multilingüe y rico, entonces podríamos decirte que tuvieras tus devocionales personales y privados. Pero para la gran mayoría de los seguidores de Jesús, necesitarías la Iglesia, reunidos juntos, leyendo juntos, escuchando y aprendiendo juntos, para crecer en el conocimiento de las Escrituras.

La Biblia es el libro de la iglesia. Esta es una perspectiva que los anabaptistas heredaron y compartieron con la tradición católica.

~ C. Norman Craus, The Conrad Grebel Review

Es cierto, ahora que podemos y tenemos nuestras propias copias de la Biblia en nuestro propio idioma y tenemos el privilegio de la alfabetización generalizada y la educación superior, debemos, con humilde gratitud, aprovechar al máximo lo que se nos ha dado. Debemos estudiar la Biblia por nuestra cuenta y cuando estamos juntos, pero nunca debemos inclinar la balanza de la práctica espiritual cristiana hacia lo individual a expensas de lo corporativo. Dios usó el cuerpo colectivo de Cristo para escribir, preservar y traducir la Biblia, sería una vergüenza si luego viéramos la Biblia como algo más que “el libro de la iglesia”.

 

# 3. VIVE Y APRENDE

Solo podemos entender realmente la Biblia si la aplicamos. Los Cristianos Radicales ponen más énfasis en la teología orgánica que en la teología académica.

Ahora que sabes estas cosas, serás bendecido si las haces.

~ Jesús (Juan 13:17)

El conocimiento es como calorías intelectuales. Una caloría es una unidad de energía: la energía que usamos para hacer las cosas. Las calorías son el combustible que necesitamos para vivir en este mundo, pero si nuestra ingesta excede nuestra salida, el mismo combustible que los alimentos nos dan para estar enérgicos y saludables terminará haciéndonos gordos y sin salud (soy un experto en este proceso). Lo mismo ocurre con el conocimiento, especialmente el conocimiento espiritual, si estudiamos y aprendemos y nos deleitamos con la verdad de las Escrituras, pero no aplicamos y vivimos y amamos mejor a los demás gracias a eso, el mismo estudio bíblico que esperamos nos ayude a crecer realmente nos enfermará espiritualmente. Esto se llama hipocresía.

La hipocresía ocurre cuando nuestro conocimiento excede nuestra aplicación. La distancia entre la verdad que conocemos y la verdad que vivimos es nuestra brecha de hipocresía, y la vida cristiana debe fluir con un deseo constante de cerrar esa brecha.

No se contenten solo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.

~ Santiago, el hermano de Jesús (Santiago 1:22)

Esta es la razón por la que, en cierto sentido, la parte más importante de cualquier estudio bíblico es el momento en que cerramos el libro, ahí es cuando veremos si hemos estado leyendo para obtener información o para transformación.

 

CONSEJOS Y TRUCOS ADICIONALES

  1. Consigue tu propia Biblia física. Estudios demuestran que usar una Biblia física que puedas marcar y usar es mejor para aprender a través del tiempo que solo utilizar Biblias digitales en tu teléfono, tableta o computadora. Somos seres físicos que aprendemos en el espacio real. Recordamos cosas en los libros al imaginarnos dónde estaban esos pensamientos en la página y qué tan lejos están ubicados en el libro. También nos puede ayudar imaginando nuestro propio subrayado y otras marcas en las páginas. Todas estas realidades físicas, visuales y táctiles trabajan juntas para ayudar a nuestras mentes a recibir y recordar información. Una Biblia de pantalla es excelente para usar como una concordancia inmediata y para consultar varias traducciones, pero nunca puede reemplazar una Biblia física.
  2. Lleva tu Biblia principal al servicio del domingo y/o dondequiera que estés leyendo y aprendiendo. Marcarla, tome notas en los márgenes, subraya y marque con un círculo palabras o frases específicas. Yo uso un sistema de símbolos que inventé para ayudarme a recordar lugares, tópicos y temas en la Biblia, no es algo sofisticado: una cruz para la salvación., un corazón para el amor, una corona para el reino, un faro para el evangelismo, una huella para el discipulado (siguiendo a Jesús), una horquilla para el diablo (él usa uno de esos, ¿no?), etc.
  3. Si estás en una iglesia que imprime notas de los sermones, como hacemos en The Meeting House, toma notas en ellas y guárdalas en tu Biblia, regresa a ellas luego en la semana para su revisión y reflexión.
  4. Si asistes a The Meeting House, lleve tu Biblia y notas del sermón a la Iglesia en Casa. Prepárate para comenzar a hacer tus propias preguntas y reflexiones. Aprendemos mejor interactuando con el material, no solo escuchando conferencias/sermones.
  5. Ya sea en una Iglesia en Casa o en otro contexto que podría ser una oportunidad de aprendizaje, haz muchas preguntas, ten ganas de aprender y crecer, asume la responsabilidad de tu propio desarrollo espiritual en el contexto de una comunidad amorosa que pueda ayudarte.
  6. No solo lea la Biblia, sino ora y medita en las Escrituras. Enseñé más sobre esto en nuestra serie “Forma de orar”, así que dejaré esto aquí como recordatorio. Cuando estudiamos, es como escribir información en nuestros cerebros. Cuando meditamos, es como presionar la tecla Enter.
  7. Dile a los demás lo que estás aprendiendo, especialmente a tus amigos no cristianos. Los psicólogos llaman a eso el efecto protégé: tutores que ayudan a otros estudiantes crecerán y aprenderán más rápido.

Cuando enseñamos, aprendemos.

~ Séneca (filósofo romano)

 

CONCLUSIÓN

Nuestros amigos protestantes a veces hablan de que la iglesia está “reformada y siempre reformándose”, espero que esto sea siempre cierto para todo en nuestras vidas. Dios nos ayudará a crecer a medida que aprendemos los unos de los otros a través de nuestras divisiones denominacionales. Si has resonado con esta serie, ya seas protestante, católico, ortodoxo u “otro”, también puedes ser un poco algo-anabaptista. Cualquiera que sea tu inclinación, gracias por prestar atención a esta serie sobre la Biblia. ¡Ha sido bastante teológico y realmente aprecio que hayas aprovechado tu nerd interior y te hayas quedado conmigo! 🙂

Únete a mí en oración junto con el rey David:

Abre mis ojos para que pueda ver cosas maravillosas en tu enseñanza.

~ Rey David (Salmo 119:18)

Paz, Bruxy.

 

Fuente original:

http://www.bruxy.com/anabaptism/radical-christians-the-word-of-god-part-3-of-3-application/

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s